[email protected] comen

Este flanco de las necesidades es el que más ha trabajado el IPP. En realidad, es la tarea que más aceleradamente nos ha llevado a confirmar la importancia central de la Comunidad Organizada en nuestra sociedad.

Hemos trabajado varios años buscando beneficiar a los productores populares, que entendemos son aquellos que no aparecen en las góndolas de los hipermercados, porque no pueden o no quieren aceptar las condiciones de compra que esas corporaciones establecen. En paralelo, permitir a los consumidores acceder a estos productos de buena calidad y al mejor precio de mercado.

Conseguir ambos objetivos simultáneamente requiere que se comprometan organizaciones sin fines de lucro en las etapas de distribución y comercialización final. No abastecemos a individuos, sino a grupos de la comunidad.

Hoy trabajamos regularmente con:

  • Organizaciones sociales, unidas por una identidad política o barrial, que abastecen a sus compañeros.
  • Empresas que distribuyen combos baratos a sus trabajadores o que apadrinan comedores populares.
  • Clubes de barrio que abastecen su comunidad circundante.
  • Municipios que administran su sistema de alimentación escolar o alguna forma de asistencia alimenticia a los más necesitados.
  • Almacenes populares, con los que acordamos los precios a los que reciben la mercadería y los valores de venta al consumidor final.
  • Cooperativas de manufactura de alimentos finales, que agregan los productos que nosotros acercamos, de la producción popular, a su red de distribución.

Estamos también asistiendo a municipios para que puedan mejorar el abastecimiento de alimentos de toda la comunidad y además encontrar formas de aumentar la producción local de alimentos.

Como se ve, las modalidades son diversas, dentro del objetivo común de beneficiar a las dos puntas de la cadena y su forma concreta depende de los protagonistas, a los cuales les brindamos un servicio.

Nuestro punto de distribución central, concentrado en el Mercado Central del AMBA, tiene tan bajo costo de administración y de gastos generales, que quienes se involucran están en la región, por supuesto, pero llegan tan lejos como Rosario, Santa Fe, Viedma o Puerto Madryn, para mencionar vínculos estables.

Es permanente la suma de nuevas consultas sobre formas posibles de interacción virtuosa. Iremos sumando información sobre esto, que ayude a todo interesado a encontrar espacios similares a los suyos.

Recomendamos usar el correo de contacto anotado en esta hoja web, para ampliar el tema a la medida de cada caso.

7/2020

 

 

[email protected] Comen y el Suterh acordaron un sistema de compra comunitaria de alimentos para los delegados del sindicato

foto

En una reunión celebrada en el auditorio de la Universidad Metropolitana (UMET) se presentó este lunes el programa  [email protected] Comen ante el cuerpo de delegados del Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Renta Horizontal (Suterh). Con la presencia del Secretario General del gremio, Víctor Santamaría, y el Coordinador  del Instituto para la Producción Popular (IPP), Enrique…

Seguir leyendo

DONACIÓN DE DESPERDICIOS DE ALIMENTOS: SOBRAS CON BUEN MARKETING Y NINGÚN EFECTO CONTRA EL HAMBRE

alimentos (1)

El Gobierno acaba de reglamentar la Ley de Reducción de Pérdidas y Desperdicio de Alimentos, cuya finalidad no tiene nada que ver con la efectiva reducción del desperdicio de comida sino con una redistribución de sobras, productos al borde del vencimiento y alimentos con alguna falla de origen que quedan fuera del mercado para abastecer de comida a quienes sufren hambre. Explicamos aquí por qué lejos de paliar el hambre es una ley que legitima un mercado concentrado que la crea.

Seguir leyendo

SOBRE LA LECHE DERRAMADA

Transporte-de-leche-

En las góndolas de los supermercados, la leche ha casi duplicado su precio en un año. En las últimas semanas, conseguir este insumo vital a un precio más razonable ha sido una tarea de buscadores de tesoros. Semejante aumento no favorece a los pequeños productores, que no llegan a cubrir costos; ni a los consumidores, que sufren cada aumento. Como sucede en los rubros alimenticios esenciales, la actual administración nacional considera que comer no es un derecho sino un negocio y ha desregulado el mercado para que se maneje con sus criterios. Esa ausencia de controles y políticas específicas ha llevado a la ruina a los pequeños productores primarios, ha provocado aumentos insostenibles en los precios y deja todo el rédito a las empresas que concentran el negocio. El resultado, como era previsible, es desastroso.

Seguir leyendo

CÓMO ES EL CLUB SEIKATSU, EL SISTEMA DE COMPRAS COMUNITARIAS JAPONÉS QUE CAMBIÓ LOS HÁBITOS DE CONSUMO Y FACTURA 800 MILLONES DE DÓLARES

seik2

Hace 54 años un grupo de mujeres de Tokio comenzó a realizar compras colectivas para tomar en sus manos el derecho de alimentarse con productos sanos a precios justos. El resultado de más de medio siglo de desarrollo de ese proyecto comunitario inicial es un sólido sistema sostenido por 32 cooperativas, que favorece a los pequeños productores, impulsa el desarrollo local y tiene incidencia en las políticas alimentarias de Japón.

Seguir leyendo

Los Almacenes Populares del programa Todos Comen crecen con su propuesta de precios bajos para los consumidores sin abusos para los productores

logo

A sólo tres meses de su puesta en marcha, el programa Todos Comen del Instituto para la Producción Popular (IPP) cuenta con 28 Almacenes Populares en el conurbano bonaerense, lo que convierte a estos puntos de consumo organizado en la línea más exitosa de las seis propuestas que contempla el proyecto.  Lomas de Zamora, La Matanza, Quilmes,…

Seguir leyendo

CRECE EN ESTADOS UNIDOS UN PROGRAMA PARA FAMILIAS POBRES QUE DUPLICA EL VALOR DE LOS BONOS DE ALIMENTOS SI COMPRAN COMIDA SALUDABLE DE PRODUCTORES LOCALES

A-SISTEMA

En Michigan, Estados Unidos, nació en 2009 un sistema comunitario que busca ampliar la capacidad de compra de alimentos de las familias con mayores necesidades, al mismo tiempo que los provee de productos frescos, saludables y de calidad. Actualmente 25 estados reproducen ese modelo. El programa, denominado Double Up Food Bucks, funciona con cuatro actores centrales: la organización Fair Food Network, que ideó y ayuda a desarrollar el programa; pequeños agricultores que se suman a la iniciativa y colocan sus productos de manera directa con los consumidores; comunidades que aceptan difundir y aplicar el sistema; y el apoyo del Estado que destina partidas presupuestarias necesarias para expandir el programa mediante el Instituto Nacional de Alimentos y Agricultura.

Seguir leyendo

TODOS COMEN: Chau negocio, hola servicio comunitario

todos 1

Desde hace muchas generaciones, las actividades económicas de toda sociedad giran centralmente alrededor de quienes poseen capital. Ellos son los que definen proyectos de producción de bienes o servicios, luego de estudiar si con eso se incrementará su capital; luego compran la tierra, el trabajo y/o la tecnología que necesitan y pasan a concretar sus planes, vendiendo…

Seguir leyendo

LOS ALMACENES DE CAMPO DEL MST: UN CAMINO DE PRODUCCIÓN POPULAR QUE BRASIL DEBE PRESERVAR

mst-3

En Sao Pablo y Belo Horizonte, la organización del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) comenzó en 2016 con la apertura de Almacenes de Campo en los que comercializa 500 productos de agricultores familiares, desde hortalizas a café y bebidas procesadas. La idea de la organización es multiplicar estos centros de abastecimiento para reforzar circuitos populares y de cadenas cortas que eliminen intermediarios. La llegada al poder de una fuerza política de ultraderecha con un proyecto económico neoliberal vuelve a poner a este movimiento en pie de lucha en un clima hostil, que recuerda los difíciles momentos de su surgimiento en la década de 1980.

Seguir leyendo

ARRENDAMIENTO: LA MITAD DE LAS TIERRAS PRODUCTIVAS ARGENTINAS ESTÁ EN RIESGO POR UNA PRÁCTICA QUE GENERA ENORMES GANANCIAS, PERO DAÑA LOS CAMPOS

Foto-destacada-arrendamiento

Una investigación de la Facultad de Agronomía (FAUBA) determinó que las leyes vigentes que permiten el arrendamiento de campos por pequeños períodos resultan un negocio muy rentable, pero no contemplan a la tierra como un recurso natural ni los derechos ambientales de la comunidad. Reproducimos aquí el estudio, publicado originalmente en el sitio www.sobrelatierra.agro.uba.ar

Seguir leyendo