¿Qué es la Producción Popular?

DSC_0872

Un resumen de las ideas expresadas por Enrique Mario Martínez, coordinador del IPP, en su charla del 12 de mayo en el Auditorio de Radio Nacional, en la ciudad de Córdoba.

“Construir una plataforma productiva que no tenga el lucro como motor central”

“La producción popular es una nueva manera de entender la producción que prioriza la satisfacción de necesidades de la comunidad por sobre el lucro”, explicó el ingeniero Enrique Martínez*en la charla abierta que ofreció este martes en el auditorio de Radio Nacional. Organizada por el Instituto Varsavski (ADIUC) y el Instituto para la Producción Popular (IPP), la actividad permitió que este prestigioso militante y referente del pensamiento nacional desarrollara a lo largo de dos horas, y por primera vez, los principales lineamientos teóricos asociados al concepto de Producción Popular.

Tras 200 años de capitalismo, podemos afirmar – expuso Martínez- que el lucro ha sido siempre y en todas partes el tractor de la economía. Lo único que ese modo de organización de la economía habilita a la discusión es -en el mejor de los casos- cómo se distribuyen los beneficios generados. Pero ese modo de organizar la producción, que tiene a la maximización del beneficio como eje, permanece fuera de todo cuestionamiento. El resultado ha sido la concentración económica y, su contracara, la exclusión. Actualmente, como expuso el economista francés Thomas Piketty, el 40% del patrimonio mundial ha sido recibido por herencia, es decir que casi la mitad de la riqueza mundial fue recibida sin trabajar, concluye Martínez. Un escenario dramático.

Pero los excluidos dan respuestas, buscan alternativas, no reconocidas institucionalmente -entre otras razones- porque en esas respuestas muchas veces desaparece la figura del empleador. Allí hay un desajuste entre la teoría capitalista y la realidad: donde no hay empleadores muere la teoría. Pero aparecen algunos ámbitos públicos, continuó Martínez, que intentan cuidar esos nuevos espacios, dando lugar a algunos conceptos a menudo confusos e imprecisos, como el Economía Solidaria, Economía Popular y finalmente, el que aquí nos interesa, Producción Popular.

“La divisoria de aguas es el objetivo de la organización productiva. En la producción capitalista el objetivo es el lucro. En la producción popular el lucro es desplazado como móvil esencial y la organización del trabajo se centra en generar bienes y servicios que satisfagan necesidades comunitarias”, definió el ingeniero. Y de inmediato agregó que a menudo las cooperativas se limitan a distribuir los beneficios con más justicia, pero siguen persiguiendo el lucro y por lo tanto -en este marco- reproducen el esquema capitalista, despertando con esta afirmación un encendido y más que interesante intercambio con los asistentes de la charla. En la Producción Popular, el uso del capital genera excedentes pero está orientado a atender necesidades propias y del resto de la comunidad, subrayó.

Enrique Martínez, comentó que los principales (y numerosos) ejemplos o casos de organizaciones y emprendimientos económicos que operan actualmente y en diversas escalas dentro del esquema de la Producción Popular, lo hacen principalmente en los países centrales (Inglaterra, Holanda, Japón, países escandinavos, España, EEUU, etc). Y luego de describir algunas de esas experiencias comentó los rubros que, en su criterio, podrían desarrollarse en nuestro país, con el protagonismo de las organizaciones populares, promovidas por el estado y articuladas con sectores del capital: vivienda, energía, alimentos, indumentaria.

Antes de abrir el espacio para las preguntas, Enrique Martínez subrayó que estas iniciativas tienden a eliminar o reducir la exclusión que produce el capitalismo, pero que los actores centrales de esta propuesta deben ser los sectores medios como gestores de iniciativas de Producción Popular.

Fuente