¡HAGAMOS QUE EL CAPITAL TRABAJE PARA NOSOTROS! UNA PROPUESTA PARA FINANCIAR EMPRESAS EN MANOS DE SUS TRABAJADORES

empresas-recuperadas-marcha

La participación del capital privado en la economía popular es un tema que genera recelos y no está presente en el debate. El financiamiento de cooperativas de trabajo, unidades productivas familiares y empresas recuperadas se piensa siempre desde el auxilio del Estado y la posibilidad de microcréditos o créditos blandos que atiendan las demandas del sector. Pero mientras la estructura económica este dominada por la concentración corporativa y el Estado se comporte de manera errática, sin una estrategia que le dé estabilidad a políticas que respeten los derechos económicos de los trabajadores, ese financiamiento no llega.

En muchos países, el capital privado participa de la denominada Economía Social de diversas formas. Hay variantes en Francia, China, Canadá, Dinamarca, Italia, incluso en los Estados Unidos; y en cada caso se comprueba que hay organizaciones o ciudadanos interesados en apoyar la financiación de una economía distinta si es que pueden obtener un rédito moderado de esa inversión.

Naturalmente, surge de inmediato el gran interrogante acerca de si esta operatoria no es una forma de reproducir el sistema capitalista con una pátina de democratización de las finanzas. Es un debate necesario. Creemos que el capitalismo no será sustituido de un día para otro, no amaneceremos sin capitalismo si antes no se pasa por un proceso en el que el sistema en crisis se transforme paulatinamente en otro sistema. Si se acepta esa perspectiva, la participación de los privados,  regulada adecuadamente para evitar distorsiones y especulaciones propias del capitalismo, puede ser un camino a explorar con inteligencia y objetivos definidos.

La columna que reproducimos a continuación fue escrita por dos ingleses especialistas en empresas que pasan a manos de sus trabajadores, plantea un escenario posible de financiación en el cual los trabajadores mantienen la toma de decisiones en sus empresas, pero reciben el respaldo de inversores interesados en apoyarlos y, al mismo tiempo, sacar beneficios, aunque mucho menores que los que brindan las operaciones del mercado capitalista. No es una ejemplo aplicable automáticamente a realidades de países considerados periféricos, pero atendiendo a esas particularidades, es un esquema factible de asociación de inversores interesados en la economía popular.

Eduardo Blanco

Editor de Red PP

Guy Major y Jonathan Preminger

Publicado originalmente en OpenDemocracy.net

https://www.opendemocracy.net

La propiedad de los empleados es crucial para la democracia económica, pero las empresas controladas por los trabajadores pueden tener dificultades para recaudar los fondos necesarios.

En respuesta al creciente descontento popular con el capitalismo tradicional de accionistas que funciona «para unos pocos», escuchamos cada vez más llamados en todo el espectro político para ampliar la gama de formas organizativas, incluidas las estructuras de propiedad.Una de esas formas es la propiedad y / o control de los empleados. De hecho, las empresas controladas por  los empleados en el Reino Unido se han convertido en una comunidad vibrante y en crecimiento, que aspira a ser una parte integral de las instituciones existentes y ha ganado el apoyo político general. Además, la propiedad de los empleados ha recibido un impulso con la Ley de Finanzas de 2014, que otorgó exenciones de impuestos a los propietarios fundadores que venden su empresa a sus empleados, y beneficios fiscales también a los empleados propietarios.

Sin embargo, las empresas con esta estructura de propiedad tienden a depender de préstamos reembolsables para obtener capital (con tasas de interés que no dependen del éxito de la empresa), y son menos exitosas en atraer inversiones externas, no reembolsables, explícitamente de capital de riesgo compartido. En lo que sigue, nos gustaría proponer un mecanismo que contemple los intereses de los trabajadores en una empresa de propiedad parcial de los empleados con los de los inversores, al tiempo que conserva el control del trabajador sobre la empresa. Esto, creemos, crearía una base sólida de intereses mutuos entre los trabajadores-propietarios, que pueden administrar la empresa democráticamente, y los inversores externos (también propietarios, pero no controladores), lo que hace que la inversión en empresas controladas por los empleados sea más atractiva.

Además, las empresas con niveles más altos de democracia tienden a tener en cuenta los intereses de una gama más amplia de partes interesadas (incluidos los temas de ética, justicia social y medio ambiente). Por lo tanto, al facilitar la retención de la democracia en el lugar de trabajo, este mecanismo también es un paso hacia la necesidad de obligar al capital a trabajar para la sociedad.

EL PROBLEMA

La estructura accionarial estándar con frecuencia desacopla la propiedad y el control y exacerba el déficit democrático en las empresas capitalistas. Si bien la propiedad de los empleados puede ser un modelo limitado, simplemente otorgando un cierto nivel de propiedad a los empleados, en el Reino Unido generalmente incluye aspiraciones a cierto nivel de democracia en el lugar de trabajo y control de la empresa por parte de los empleados. Por lo tanto, puede recorrer un largo camino para contrarrestar las deficiencias del capitalismo de los accionistas. Además, hay una creciente evidencia que muestra los beneficios sustanciales de la propiedad de los empleados para la sostenibilidad, resistencia, productividad, ingresos y crecimiento de las empresas, y para la satisfacción laboral y la salud de sus trabajadores. Estas mejoras provienen de la combinación de participación en las ganancias y el aplanamiento de las jerarquías en el lugar de trabajo,

Sin embargo, las empresas controladas por los trabajadores han tendido a sufrir una subinversión. Las empresas democráticas luchan por atraer capital externo porque se las considera demasiado arriesgadas tanto para los trabajadores como para los inversores, y porque no proporcionan un rendimiento adecuado del capital. Claramente, hay menos oportunidades para que el capital extraiga valor del trabajo en las empresas controladas por los trabajadores, pero además, tales empresas son con frecuencia ideológicamente hostiles a la búsqueda de capital externo y se estructuran para evitarlo. Como resultado, estas empresas a menudo luchan por lograr una combinación óptima de capital y trabajo para maximizar la productividad, la innovación y el crecimiento, y pueden ser superadas por las empresas capitalistas «estándar».

Varias organizaciones se especializan en préstamos a empresas propiedad de empleados. Sin embargo, dicho financiamiento de deuda absorbe o comparte mucho menos riesgo que el financiamiento de capital, debido a la necesidad de pagar (generalmente) intereses fijos o determinados externamente, a diferencia de los dividendos variables o discrecionales que dependen del éxito de la empresa. El requisito de pagar o refinanciar el monto del préstamo en sí (el principal) es un inconveniente grave adicional que no sufre el financiamiento de capital.

NUESTRA PROPUESTA

Proponemos un mecanismo que supere el problema de subinversión de las empresas democráticas controladas por los trabajadores al unir los intereses de los trabajadores y los inversores. El «valor agregado» de la empresa (ventas menos costos no laborales) se divide en partes iguales entre una serie de «porciones del pastel». Cada trabajador obtiene un número de partes previamente acordado, efectivamente su salario variable, y cada acción obtiene una parte como dividendo. Los trabajadores tendrían un incentivo para maximizar el valor agregado para aumentar la cantidad dividida entre las ‘porciones del pastel’, aumentando así sus ganancias. Pero al hacer esto, también estarían maximizando las ganancias por acción, por lo tanto, dividendos, y así perseguirían y protegerían automáticamente los intereses de los inversores. Esto también se aplicaría a largo plazo, porque los trabajadores también apuntarían a la seguridad laboral y al crecimiento.

Las acciones no tendrían derecho a voto en condiciones normales, y la empresa podría ser gobernada democráticamente, por un trabajador y un voto. Por lo tanto, la empresa podría ser controlada democráticamente por su fuerza de trabajo, sin embargo, los intereses de los inversores (dividendo a largo plazo y maximización del valor de las acciones) se garantizarían como una parte inherente e incorporada del acuerdo, al estar estrechamente restringidos a los ingresos generales de los trabajadores y perspectivas.

Para reducir el riesgo de ingresos de los trabajadores, el esquema puede modificarse para garantizar que cada trabajador se lleve a casa un «salario base» mínimo, un múltiplo previamente acordado del salario mínimo nacional (promediado entre los trabajadores). Lo que se comparte entre los sectores es el «excedente» restante después de que los salarios base totales se restan del valor agregado de la empresa. *

Este mecanismo de reparto de excedentes es muy flexible y permite un pago diferencial, ya que la distribución de las porciones de los trabajadores entre los diferentes trabajadores puede decidirse democráticamente. Por lo tanto, a los diferentes trabajadores se les podría pagar diferentes cantidades de excedentes (ganancias), reflejando los niveles de habilidad, etc., o de acuerdo con otros criterios acordados democráticamente, siempre que el número promedio de sectores por trabajador equivalente de tiempo completo se mantenga en el número acordado o, más prácticamente, dentro de un rango previamente acordado (para que los trabajadores no puedan socavar los dividendos de los inversores votando para pagarse más o para trabajar menos horas).

HACER QUE EL CAPITAL TRABAJE PARA NOSOTROS

En resumen, sugerimos que este mecanismo de distribución de excedentes puede resolver el problema de subinversión que a menudo experimentan las empresas controladas por los trabajadores, ya que abre una ruta para la inversión de capital ‘ética’ externa, no controladora pero de riesgo compartido en dichas empresas. De este modo, permite la inversión al tiempo que conserva el control de los trabajadores. En esto, contrarresta la suposición generalizada de que es imposible tener tanto democracia en el lugar de trabajo como suficiente inversión de capital.

Nuestra propuesta, entonces, es un paso modesto para reemplazar el capitalismo estándar de los accionistas con la democracia económica y al mismo tiempo conservar los beneficios de la toma de decisiones descentralizadas y la asignación de recursos proporcionados por el comercio y los mercados. Poner la democracia en manos de los empleados de una empresa puede cambiar el juego. Si podemos lograr eso, y aun así aprovechar el poder del capital, hemos dado un paso real para hacer que el capital trabaje para nosotros, en lugar de que trabajemos para el capital.

Hemos considerado muchos otros detalles sobre este mecanismo simple pero muy flexible, pero no tenemos espacio para desarrollarlos aquí. Sin embargo, estaremos encantados de discutirlos con cualquier persona interesada. De hecho, nuestra esperanza al presentar esta propuesta es que abrirá el debate y alentará a reflexionar sobre cómo reformar nuestros marcos y sistemas económicos para que beneficien a la mayor difusión posible de personas, basada en el control directo de los trabajadores y la democracia participativa y económica. En un mundo en el que las antiguas «alternativas al capitalismo» imaginadas han perdido su brillo, son estos pasos incrementales los que contrarrestarán los excesos de la forma dominante actual de capitalismo accionario hipercompetitivo y concentrador de riqueza.

* Por lo tanto: cada trabajador obtiene un número acordado previamente de sectores (k) como su salario variable (promedio de todos los trabajadores). Entonces, el número total de sectores es igual a (número de acciones) + k × (el número de trabajadores equivalentes a tiempo completo). Si hay acciones S y trabajadores W, habrá porciones (S + kW), por lo que para el valor agregado £ V, cada porción será £ V / (S + kW).

Guy Major es profesor titular de Neurociencia en la Universidad de Cardiff, con un interés permanente en la propiedad de los empleados y la democracia en el lugar de trabajo. Sus principales intereses de investigación en el ‘trabajo diario’ incluyen la neurociencia computacional y la aplicación de técnicas de IA para el marcado automatizado de evaluaciones, incluidas las pruebas de práctica con comentarios expertos detallados, que en última instancia pueden ser una ruta para mejorar los estándares educativos y tal vez incluso la inteligencia humana, si se aplica en todo el ámbito educativo sistema.

Jonathan Preminger es profesor en la Cardiff Business School y autor de Labor in Israel: Beyond Nationalism and Neoliberalism (2018, Cornell University Press). Su investigación abarca las relaciones laborales, la sociología del trabajo y formas alternativas de organización y propiedad.


Dejá un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. (Campos obligatorios *)


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>