Energía propia

La forma en que las comunidades actuales se abastecen de energía tal vez sea el mejor ejemplo de que la tecnología por sí sola no transforma la estructura productiva de un ámbito.

Durante más de 150 años, el uso de los recursos no renovables, como carbón, petróleo y gas, sirvió como cimiento y estructura de gran parte de la actividad económica del mundo. La manera más eficiente de concretar eso fue construir centrales de generación de energía, de grandes dimensiones y luego igualmente grandes redes de transmisión hasta llegar a los diversos lugares de aplicación. O sea: generación concentrada y utilización distribuida.

Desde mediados del siglo pasado, creció con fuerza la posibilidad de usar el viento y el sol, más tarde fuentes geotérmicas y mareomotrices, además de pequeñas centrales hidráulicas, aprovechando muy modestos saltos de agua. En todos los casos, esas tecnologías habilitan la factibilidad de generar energía en cantidades pequeñas o modestas, cerca del lugar donde se ha de utilizar. Esto es: generación y utilización distribuidas.

Este nuevo escenario elimina de manera automática la dependencia de las provisiones cuasi monopólicas que vienen de grandes centrales y líneas de distribución únicas. Como contra cara permite a cada sujeto activo disponer de su propia fuente de energía, dependiendo solo de su capacidad económica individual.

El mundo ya transita por medio siglo en que aquellos intereses que se benefician con un sistema de generación concentrada desarrollan infinidad de estrategias para impedir que se instale en la conciencia colectiva el derecho y la posibilidad de cada ciudadano de producir la energía que consume. En Europa, en especial, ha habido avances y retrocesos en esa posibilidad. En Alemania, en España, en Inglaterra, se siguen ventilando esas discusiones con toda intensidad.

En Argentina la energía renovable se instaló en el calendario por razones ambientales, pero siempre se dio prioridad a las instalaciones de dimensión empresaria. Aun la legislación que habilita a los particulares a producir ha avanzado con lentitud exasperante. Sin embargo, ya hay espacios donde trabajar en tal sentido. Eso es lo que interesa al IPP.

Nuestro interés ha sido y es identificar grupos con fortaleza técnica que tengan un recorrido comprometido con la idea expuesta. En la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) se desempeña un grupo de energía solar especialmente valioso, con el que ya hemos comenzado a articular.

 

 

Barrio bioclimático en San Luis, alimentado con energía solar

2429_20150917130936

San Luis se convirtió este viernes a la tarde en la primera ciudad del país que cuenta con un barrio bioclimático.  Son 33 viviendas que gracias a sus paneles solares podrán generar energía renovable a partir del sol, y agua caliente para el uso sanitario, permitiendo lograr importantes ahorros en los costos de energía, hasta en un…

Seguir leyendo

La estrategia de energías renovables en Alemania empieza a dar sus frutos

record-eolica-en-Dinamarca

¿Por qué el precio de la electricidad en Alemania siguen cayendo? La canciller Angela Merkel marcó el camino de Alemania hacia una economía que funcionara con energía renovable en 2010 con su plan de “Energiewende”. El resultado ha sido un descenso imparable de los precios mayoristas de la electricidad, que ha caído al mínimo de los últimos…

Seguir leyendo

Soplan vientos de cambio

Parque-Eolico-Rawson

Parque eólico de Rawson permite ahorrar 196 mil dólares por día en importación de combustibles El Parque Eólico Rawson (PER) superó en junio el millón de MWh de generación de energía limpia desde su puesta en marcha y entrada en operación comercial, concretada en enero de 2012. ¿Cómo están funcionando los aerogeneradores? Buenas expectativas para la empresa. La construcción del…

Seguir leyendo