El Movimiento Campesino de Córdoba denuncia el intento de desmontar bosques nativos para favorecer los agronegocios y la industria minera

bosque-nativo

Mañana  martes 13, a las 16, el Movimiento Campesino de Córdoba convoca a una concentración frente  a la legislatura provincial en protesta por el intento del gobierno de Juan Schiaretti de modificar el actual ordenamiento territorial de los bosques nativos para disponer de áreas de bisques que hasta ahora estaban protegidas, para beneficiar a los agronegocios y a la industria minera.

“Si este proyecto se convierte en ley aumentarán los riesgos de inundaciones, sequías, eventos climáticos severos, y por otro lado incidirá en el precio de los alimentos, la peligrosidad en las rutas y el deterioro en la calidad del agua y el aire en zonas rurales y urbanas”, denuncian los campesinos cordobeses, cuyas actividades productivas se verían seriamente afectadas si se permite el rolado de más de 2 millones de hectáreas para destinarlas a pastoreo de ganado o actividades de explotación de minerales.

Los bosques nativos cordobeses apenas representan el 3,6% de su superficie y las áreas con vegetación nativa alcanzan el 12%. Originalmente la región boscosa de esa provincia era del 71% de su superficie, si avanza este proyecto que busca modificar las denominadas “zonas rojas” (que deben ser obligatoriamente preservadas) las consecuencias climáticas y económicas pueden ahondar los problemas que hoy presenta la provincia.

Varios documentos realizados por investigadores de la Universidad Nacional de Córdoba y la Universidad del Comahue dan una idea del significado de avanzar en los desmontes y el rolado (limpieza) de zonas agrestes: “En la Provincia de Córdoba la drástica reducción del bosque nativo ha generado pérdida de biodiversidad y recursos naturales (entre ellos maderas, frutos, semillas, mieles, plantas medicinales, resinas, taninos, compuestos esenciales, carbón vegetal, materias primas para la industria, materiales para la construcción y producción de artesanías, fauna nativa de interés económico, y muchos más), alteración y pérdida de suelos (cercana al 20% en algunas regiones como las altas cumbres), degradación de cuencas y reducción del aporte de agua , pérdida de identidad cultural, y exclusión de comunidades campesinas e indígenas, entre otros. La pérdida de biodiversidad a nivel de especies medicinales, tanto en número de especies como de diversidad genética, está sustrayendo en forma definitiva posibles fuentes de nuevos medicamentos y afecta la disponibilidad de hierbas que utiliza la población de menores recursos económicos para tratar sus enfermedades”.

Naturalmente, reducir los bosques nativos tiene una incidencia directa en las actividades económicas y en la calidad de vida de los productores populares de la región, a expensas de los negocios concentrados de actividades que dañan el medio ambiente para obtener una renta mucho más lucrativa, sin atender a las consecuencias sociales que implican esos desmontes.


Dejá un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. (Campos obligatorios *)


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>